¿Por qué OZONO?

El ozono generado para el uso industrial es un oxidante poderoso que disuelve la suciedad y los gérmenes, y luego se descompone y vuelve a su estado original: oxígeno (O2). Ataca a los microorganismos y los destruye, y no aporta ninguna sustancia extraña ni peligrosa al ambiente. Como el ozono se descompone espontáneamente en oxígeno normal, se convierte en el único desinfectante y descontaminante que no contribuye a la contaminación química del ambiente.Por tanto, el ozono tiene importantes

propiedades antisépticas y reacciona con las sustancias orgánicas productoras de olores. Del mismo modo, los microorganismos existentes en el aire son eliminados, evitando así el riesgo de contagio de enfermedades.

Los daños producidos sobre los microorganismos no se limitan a la oxidación de su pared: el ozono también causa daños a los constituyentes de los ácidos nucleicos (ADN y ARN), provocando la ruptura de enlaces carbono-nitrógeno, lo que da lugar a una despolimerización, de especial interés en el caso de desactivación de todo tipo de virus. Los microorganismos, por tanto, no son capaces de desarrollar inmunidad al ozono como hacen frente a otros compuestos.

El ozono es eficaz, pues, en la eliminación de bacterias, virus, protozoos, nematodos, hongos, agregados celulares, esporas y quistes. Por otra parte, actúa a menor concentración y con menor tiempo de contacto que otros desinfectantes.

De hecho, según la OMS: "el ozono es el desinfectante más eficiente para todo tipo de microorganismos". En el documento de la OMS al que nos referimos, se detalla que, con concentraciones de ozono de 0,1-0,2 mg/L.min, se consigue una inactivación del 99% de rotavirus y poliovirus, entre otros patógenos estudiados, pertenecientes al mismo Grupo IV de los Coronavirus.

El ozono es incuestionablemente útil para eliminar, entre otros muchos, incluso el virus del Ébola en aire. Está demostrado que el ozono es al menos diez veces más potente que el cloro como desinfectante. Como ya hemos señalado, y según la OMS, el ozono es el desinfectante más eficiente para todo tipo de microorganismos. Por lo tanto, el empleo de ozono, tanto en agua como en aire, para la desinfección de aire y superficies resulta mucho más recomendable que el uso de otros desinfectantes, aparte de por su eficacia, por su rápida descomposición, que no deja residuales peligrosos.

© 2020 by LOB3 desinfecciones. Proudly created with Wix.com

+34 638 96 56 56   |   info@lob3desinfecciones.com

  • Facebook - Gris Círculo
  • LinkedIn - Gris Círculo
  • Instagram - Gris Círculo